infertilidad

Las dietas ricas en carnes rojas, carbohidratos procesados, dulces y bebidas energéticas podrían afectar la capacidad de los espermatozoides para moverse, mientras que las dietas ricas en grasas trans reducirían su cantidad en el semen de hombres jóvenes y sanos, según revelan dos estudios realizados por equipos independientes en la Universidad de Harvard y que fueron presentados esta semana en la Sociedad Americana de Medicina Reproductiva, en Orlando, Florida.

El primer trabajo, encabezado por Audrey J. Gaskins, candidata a doctorado en la Escuela de Salud Pública de Harvard, estudió a 188 hombres sanos, entre 18 y 22 años. Sus resultados revelaron que una dieta rica en carnes rojas y carbohidratos procesados no tuvo impacto sobre la forma o el número de espermatozoides, pero sí sobre su motilidad: la capacidad de los espermios de moverse en el viaje para fecundar un óvulo. En concreto, los que consumían más comida chatarra mostraron un 56,2% de motilidad. Al contrario, en aquellos que consumían más pescado, frutas frescas, cereales integrales, legumbres y verduras, mostraron una motilidad de 63%, según publicó MedPage Today.

Para Gaskins, la mayor rapidez con que se mueven los espermios de los hombres que consumen una dieta saludable puede deberse a los antioxidantes que tienen las frutas y verduras, que refuerzan la calidad de las células reproductivas masculinas. “Todavía estamos estudiando el impacto de la nutrición en la fertilidad masculina, pero incluso estos estudios iniciales apuntan a un vínculo entre una buena dieta y la salud reproductiva de los hombres”, dijo Edward Kim, presidente de la Sociedad de Urología y Reproducción Masculina de Estados Unidos, durante la conferencia de prensa.

Menor cantidad

El segundo estudio, liderado por Jorge Chavarro, profesor asistente de nutrición y epidemiología de la Facultad de Salud Pública de la U. de Harvard, se llevó a cabo en 100 hombres que asistían a una clínica de fertilidad. Los resultados mostraron que aquellos que comían dietas con altas dosis de grasas trans tenían una menor concentración de espermios: 48 milllones por mililitros contra los 79 millones que mostraron aquellos que comían menos grasas trans.

Aunque la disminución en la concentración de espermios mantuvo a los hombres dentro de los parámetros normales para una fecundación, el estudio da cuenta del importante impacto de la dieta en el menor recuento de esperma, incluso después de controlar otros factores, tales como edad, peso, tabaquismo, ingesta de cafeína y calorías totales consumidas. Chavarro explicó que los ácidos grasos tienden a acumularse y que los investigadores no están seguros si “permanecen secuestrados en el esperma” u otros tejidos durante semanas, meses o años. “Estamos empezando a tener una mejor idea de cómo la nutrición afecta a la fertilidad, pero todavía tenemos mucho que aprender”, dijo Chavarro.

Mientras tanto, un estudio japonés, dado a conocer el martes, reveló que hacer ejercicio moderado regular puede ser bueno para el esperma del hombre. El estudio, efectuado en 215 hombres que asisten a una clínica de fertilidad en Japón, develó que aquellos que tomaron parte en ejercicios moderados, como caminar a paso ligero, tenían espermatozoides con una mejor capacidad para nadar camino al óvulo, que aquellos que no hacían ejercicios.

 

por Biut y Agencias 24 mayo, 2012